Centro para el Desarrollo Personal


Vaya al Contenido

Joseline Franceschi Feliciano

Conócenos

Nacida y criada en Peñuelas, Puerto Rico. Finaliza su grado superior en la Escuela Adolfo Grana Rivera en el 1985. Desde pequeña siempre era activa, tenía mucha iniciativa, una inclinación al servicio con la comunidad, con un alto sentido de valor por la justicia, el amor al prójimo y la honestidad, esto la motiva a estudiar y graduarse Cum Laude de un bachillerato en Ciencias Sociales del Programa de Sistemas de Justicia de la Universidad del Sagrado Corazón. Continúo estudiando e hizo una Maestría en Justicia Criminal de la Universidad Interamericana, Recinto Metropolitano.

Durante su carrera universitaria estuvo vinculada a diferentes grupos o asociaciones estudiantiles: estudiantes orientadores, líder activista en programas de educación y vanguardia social, delegada estudiantil del Departamento de Ciencias Sociales, relaciones públicas del Consejo de Estudiantes y presidenta de la Asociación de Estudiantes de Sistemas de Justicia. Todas esas oportunidades de liderato la motivan a trabajar en la búsqueda de compañeros(as) que voluntariamente deseaban aportar en la construcción de una sociedad con alternativas para aportar a una mejor convivencia social. Persistente en su deseo de comunicar optimismo y opciones de vida es que en 1990 fue una de los fundadores del Grupo La Red.

En 1992 la peñolana llegó al Centro para el Desarrollo Personal. Actualmente se desempeña como Terapista del Centro. Joseline piensa “que todo lo que sucede cumple un plan divino”, se inspira en su Fe en Dios.

Por espacio de aproximadamente siete años trabajó como coordinadora del Programa Americorps USC. Esa experiencia profesional de servicio reafirmó su fe en los valores de comprensión, compasión, armonía, responsabilidad y conocimiento. Esa vivencia profesional fue un reto trascendental en su vida. Con energía positiva, entusiasmo, dedicación y compromiso le presentamos a las escuelas y comunidades nuevas formas de ver la realidad, tomar acción y ayudar a nuestros jóvenes a cumplir sus metas y sueños. Su participación en este programa en equipo con un excelente grupo de compañeros(as) y estudiantes voluntarios fue una ventana al mundo de los talleres, adiestramientos, manejo y administración de programas con el firme propósito de motivar la autogestión comunal, el desarrollo personal y profesional, además de promover la prevención pro activa que es el eje motor del trabajo que por años ha desarrollado el Centro para el Desarrollo Personal.

“Me satisface trabajar con jóvenes”, afirma la peñolana. Los jóvenes tienen un gran potencial y muchas habilidades. Me encanta escuchar sus relatos, historias familiares y busco la manera de que siempre puedan superarse.

En el desempeño de sus funciones y tareas profesionales se considera privilegiada al tener la oportunidad de brindar una esperanza brillante y bienestar al prójimo que ha tenido un tropiezo en la vida.

Su mayor compromiso de vida es su familia y su hijo Gustavo André que en el 2005 fue la bendición más sonora que el Señor le ha permitido vivir.

Siempre ha guiado su vida en dos textos bíblicos: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” “Amarás a tu prójimo como ti mismo.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal